Destino, necesidad y voluntad de Dios

Únicos en el universo, los humanos somos libres de elegir, ejerciendo nuestro libre albedrío. Y así también Dios ejerce su voluntad y, por lo tanto, persigue algún propósito. “Esta teoría quita la perfección a Dios – escribe Spinoza – de hecho, si Dios actúa para un fin, necesariamente desea algo que no tiene”… ¡hay algo que no cuadra!….